Una conjunción de colores y sabores.

Todo un descubrimiento la comida thailandesa. No sólo por sus sabores, incluyendo el picante, sino también por la variedad cromática que hace que no sólo entre por la boca sino también por los ojos.

Esta composición salió sin prepararla, pero creo que resulta bastante agradable. Opté por desenfocar los tonos más fuertes, pero si hay más ideas…Espero vuestros comentarios.

Hoy un plato saludable y nutritivo

Normalmente siempre os pongo las fotografías de algún plato ya cocinado, hoy voy a presentar los ingredientes básicos que lo componen.

Lo primero, un filete de panga, donado para la ocasión por mi señora madre. No es el mejor pescado del mundo, incluso he leído que hay controversia sobre su consumo, pero no me resulta desagradable. Eso si, acepto también merluza y demás pescados, las donaciones ya sabéis a donde enviarlas.

Por supuesto no vamos a comer sólo eso, así que habrá que ponerle algo de guarnición. Hoy he decidido ponerle unos pimientos de padrón y unos champiñones. A estos últimos les añado unas gotitas de aceite de oliva con guindilla macerada al hacerlos, así están picantes, que es como los prefiero.

Y, por supuesto, no puede falta el plato ya listo para comer. Va por ustedes.

A lo básico hay que añadir un ajo cortado, aceite, perejil y un poco de sal…con eso y un poco de tiempo. Sale un plato exquisito.

No hay nada como comer bien.

El otro día, y siguiendo con mi régimen estricto, me hice este platito. Así, a primera hora, para abrir boca os dejo un par de fotillos.

Que aproveche (mejor ahora que a las 13, seguro que alguno le pegaba un bocado a la pantalla del ordenador).