A la rica gamba, señora.

Hace tiempo que no puedo pasarme por la plaza de abastos que habituaba, esto no es óbice para que de vez en cuando surjan ciertos caprichos…en otras casas.

Gambas

No he fotografiado como quedaron, pero ya os comento que no hubo supervivientes.