Lubina al horno, placer sin igual

Revisando el frigorífico observé con placer que tenía una lubina, así que decidí el plato que me iba a comer al día siguiente. Una lubina al horno, con sus patatas, piñones, ajitos, tomate y cebolla.

Dicho y hecho, preparar la rustidera, colocar los elementos…y listo. A comer.

2 comentarios sobre “Lubina al horno, placer sin igual

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.